in

6 razones para retrasar tu luna de miel

U3OC1LQnrCnPz2Cg8P5T.width 1280

Después de pasar meses, si no años, planeando su boda, la luna de miel puede sentirse como la luz al final del túnel. Sin embargo, cada vez más parejas optan por posponer sus primeras vacaciones como pareja casada. A veces permiten una “mini-luna” de dos o tres días, otras veces optan por volver al trabajo el lunes siguiente. Dado que se supone que una luna de miel es la celebración final y, en teoría, debería tener menos estrés y presión que las nupcias reales, es posible que se pregunte por qué alguien querría retrasarla. Bueno, resulta que hay varias razones por las que los recién casados ​​pueden tomar esta decisión.

Razones por las que los recién casados ​​podrían irse de luna de miel más tarde
Foto de Katie Shuler Photography; Planificación y diseño por Tessa Lyn Events

Descubra las razones por las que algunas parejas eligen retrasar su luna de miel, a continuación:

– Reponer sus días de vacaciones. No todos tienen un horario de trabajo flexible, y si tuvieran que tomarse días libres para los eventos previos a la boda, es posible que no tengan suficiente tiempo libre remunerado disponible para una luna de miel adecuada.

– Hora de ahorrar más dinero. Para las parejas que pagaron el gran día ellos mismos, es posible que se requiera algo de tiempo para volver a acumular sus ahorros a fin de realizar el viaje de sus sueños.

– Esperando una temporada mejor. Si su corazón está puesto en un destino específico para su luna de miel, pero su boda se lleva a cabo durante la temporada de monzones de ese lugar, es posible que desee esperar unos meses antes de hacer el viaje.

– Se van a mudar juntos. Aquellos que no cohabitaron antes del matrimonio probablemente planeen hacerlo después de casarse. Si ya se compró o arrendó una casa, es posible que esté ansioso por combinar sus hogares y desempacar sus nuevos regalos. Adaptarse a los viajes entre esas tareas puede ser terriblemente agitado.

– La planificación ha llevado demasiado tiempo. Aunque algunas personas ven la luna de miel como la recompensa por pasar por el estrés de planificar una boda, la idea de organizar un viaje largo, a menudo al extranjero, a veces puede ser una actividad demasiado abrumadora para agregarla a todo lo demás.

– Tienes compromisos familiares. Si los seres queridos viajan desde muy lejos para presenciar cómo dices «Sí, acepto», es posible que se queden más tiempo que el invitado promedio a una boda y sería comprensible que no quisieras despegar mientras aún están en la ciudad.

Para obtener más sugerencias y consejos, descubra qué no hacer en su luna de miel y cómo lidiar con emergencias climáticas durante su viaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los 21 mejores regalos de aniversario para una novia de 2022

Zirconia cúbica vs Diamantes: ¿Cuál es la diferencia?